Miguel de Liechtenstein

Michael Engel Maximilian Alexander Maria von und zu Liechtenstein

Proyecto Ley que tipifica y sanciona el delito de incitación al odio en contra de cualquier sector de la población y que complementa la Ley Antidiscriminación.

Miguel de Liechtenstein en su exposición ante la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento del Senado de la República de Chile, proponiendo cambios y mejoras al Proyecto Ley que tipifica el delito de incitación al odio.

El discurso de odio es un fenómeno creciente en la actualidad y que ha sido impulsado y promovido por las nuevas tecnologías de la comunicación y las redes sociales.

Los discursos del odio buscan desacreditar a una persona o grupo sobre la base de algunas características como la raza, género, etnia, nacionalidad, religión o incluso la orientación sexual.

Este Proyecto de Ley en el que ha trabajado especialmente la Fundación Sin Odio y del cual toma su nombre, busca establecer sanciones contra quienes manifiesten opiniones, locuciones o expresiones que inciten o motiven al odio o a la violencia y a su ejercicio en nuestra sociedad. Enmarcándose dentro de los denominados “delitos de odio”.

La Fundación Sin Odio ha procurado desde sus inicios contar con una normativa que prevenga y sancione los discursos que incitan al odio o a la violencia en contra de cualquier sector de la población. Su presidente, Miguel de Liechtenstein ha señalado en cada oportunidad que “la ley antidiscriminación no es suficiente, por cuanto ésta sólo tipifica y sanciona los actos de discriminación, pero no protege, ni se hace cargo de los llamados a la violencia o al odio en contra de algún sector de la población. Siendo este tema una tarea primordial de nuestra organización”.

Además, en este contexto agrega “la protección de la garantía esencial de la igualdad y no discriminación, radica principalmente en la exclusión de los discursos que promueven o incitan al odio y a la violencia en nuestra sociedad.”.

Si bien es cierto que esta iniciativa legal ha mejorado desde sus inicios, pasando de tipificar solamente los delitos de incitación al odio étnico y religioso, a contemplar todas las categorías previstas en la Ley 20.609 (Ley Antidiscriminación). En esta materia, la fundación y su presidente siguen trabajando de forma sistemática y metódica en el perfeccionamiento de este texto legal, para conseguir una normativa que sea eficiente y que sirva de complemento al momento de sancionar penalmente los llamados delitos del odio y que protejan efectivamente a la mayor cantidad de grupos y personas posibles.